viernes, 9 de septiembre de 2011

BWCIOD

Duendecillo escoces, de pequeño tamaño, flacucho, de nariz larga y puntiaguda, pies grandes y ojos púrpuras.
A este ser solitario, le gusta el calor de las chimeneas, y una vez que le gusta una casa, es casi imposible echarle. Es muy esquivo y tremendamente rápido no le gusta la gente, por lo que sale de su escondite por la noche. Si se sabe que hay uno en casa, es mejor no cabrearle, pues es muy sensible y se lo toma todo a mal, por lo que la convivencia con los humanos puede ser terrible, porque tiene la costumbre de provocar muchos ruidos, golpear paredes, tirar cosas, pellizcar a la familia cuando duermen...
La ira de los Bwciod solo puede controlarse con un ritual que debe realizar un especialista en limpiar la casa de estos molestos habitantes.
Algunos dicen que es el pariente maligno de los  brownies