miércoles, 6 de abril de 2011

BASTET

Diosa que representa básicamente todos los aspectos positivos de la vida:  la felicidad, la alegría de vivir, el hogar, las mujeres embarazada, la cálida fertilidad del sol, pero sobretodo, es considerada la protectora de los hijos de los faraones.
Tiene forma de gato, propiamente dicho, o de mujer gato, aunque en representaciones muy antiguas, es más una mujer con cabeza de león. Suele llevar tocado, pendientes de aro tanto en las orejas como en la nariz. A veces, un cesto con gatitos, y por lo general, un sistrum, que es como un sonajero, en representación al amor que tenía a la música.
Como gata que es, es su protectora, y enemiga de las serpientes, y por encima de todo, Apofis, espíritu maléfico en forma de serpiente, que solía atacar a su padre, Atum (aunque también se dice que es hija del dios Ra, del que se supone que le dió sus características felinas).
Ella acompañaba a su anciano padre a través del cielo, pero por la noche, no veía muy bien, y temía ser atacado por Apofis y ususrparle el trono, así que se transformó en gato para ver en la oscuridad y ayudar así a su padre. Dependiendo del padre asignado, su madre sería Hathor o Tefnut.
Era un tanto ambivalente, ya que tenía un lado dulce y dócil, y otras agresiva y guerrera
Es conocida también como la dama de Oriente, en contraposición a Sekhmet, la dama de Occidente, y su contraria.
Le encanta que bailen y canten para ella. Se celebraban grandes festivales en su honor, en lo que lo habitual, era cogerse una gran borrachera. Durante estas fiestas, para no enfadar a la diosa, quedaba totalmente prohibido cazar leones, practica habitual entre los egipcios de "alto rango".
Los gatos se convirtieron en representaciones de la tierra de la diosa. Los veneraban y estaba castigado el matarlos. De hecho, cuenta una leyenda que en una de tanta batallas frente a los persas, se rindieron frente a estos, porque se presentaron con gatos atados a sus escudos, y los soldados egipcios prefirieron rendirse a lastimar a los animales.
Dependiendo de donde se rinda su culto, se le nombra como madre de Anubis (aunque es más aceptado, que su madre fuera la diosa Neftis). También se la considera la personificación del alma de Isis