miércoles, 2 de marzo de 2011

BILOKOS

Ilustración de Victor P.Corbella
En singular, Eloko.
Espíritus fabulosos que viven en los huecos de los árboles en la profunda selva del Zaire y guardan celosamente sus tesoros, como animales y frutos exóticos.
Se visten de hojas silvestres y están calvos. Les crece hierba por todo el cuerpo. Ojos penetrantes que les permiten ver en la oscuridad, boca en forma de hocico, que puede abrir mucho, tanto que le caben presas enteras en la boca (pequeños animales, pájaros...). Posee también unas largas y afiladas garras.
Son estupendos cazadores, y su presa favorita, la carne tierna de las mujeres.
Les gustan los cascabeles, y es una forma de adivinar su presencia. Pero con ellos, pueden lanzar conjuros, ya que son seres mágicos. La única forma de estar protegido de estos, es tener algún amuleto contra su magia.
Un cuento típico del Zaire, cuenta, como un cazador se llevó a su esposa al bosque, ya que esta quería ir a lo profundo de la selva y ver sus maravillas. El cazador, tenia una choza para cuando iba de caza, con una empalizada alrededor. Él salió a inspeccionar las trampas, pero antes le advirtió a su mujer: "si oyes campanillas, no salgas, que si no, morirás".
Poco después, la mujer escuchó el sonido dulce sonido de un cascabel cada vez más cerca, y se asomó a ver lo que era. Era un pequeño Eloko, que buscaba presas inocentes. La mujer, al ver que tenía hambre, le ofreció puré de plátano y pescado frito, pero al espíritu no le gustaba. "Solo comemos carne humana" dijo el ser con voz triste "y hace mucho tiempo que no como. ¿Me das un pedacito de tu brazo?".La mujer, hechizada, accedió, y por la noche, cuando llegó el marido, solo se encontró sus huesos.

2 comentarios:

Abraham dijo...

¡Magnífico blog!

Estás creando una valiosa enciclopedia.

Queso_76 dijo...

me vais a sacar los colores!