lunes, 28 de febrero de 2011

KALI, DIOSA NEGRA DE LA DESTRUCCIÓN

Es una de las diosas principales del panteón hinduista.
Es una diosa muy compleja, Se la considera, tanto una diosa destructiva, llena de ira y muerte, como llena del más infinito amor. Diosa del tiempo y del cambio.
Desprovista de toda belleza. La Madre Kali, quizás es la divinidad femenina más importante dentro del hinduismo . Su aspecto puede parecer grotesco a primera vista, pero ella para los indios es la Madre Divina y simboliza lo bueno y aterrador presente en la naturaleza cósmica, ella posee los atributos de la creación, conservación y destrucción de todo cuanto existe, teniendo como característica por esto mismo las tres fases de la Luna.
Entre las leyendas sobre su origen, la más aceptada es que su nacimiento fue a través de la frente de la diosa Durga, durante una de tantas batallas contra demonios en la que estaba presente. Tal era la furia de Durga, que nació Kali, pasando a representar la forma poderosa de rabia de su madre. Tuvo que ser detenida por su marido, el dios Shiva, poniendose bajo sus pies. 
En el mundo antiguo la Diosa encarnaba Todo. Es la diosa que promueve la destrucción como parte primordial del amor. En ella convivían las manifestaciones más diversas y contradictorias y era tanto la creadora como la destructora. Todos los contrarios de la vida se combinaban en su figura: bueno-malo, vida-muerte, creación y destrucción. No se concebía la existencia de uno sin el otro y estos atributos eran solamente polaridades de una Unidad.
En su fase destructiva la  Diosa Madre, es descrita en la mayoría de los casos como un ser negro terrorífico, desnudo, que porta un collar formado por 51 calaveras humanas y unos pendientes hechos con restos de cuerpos humanos, con un rostro espantoso, los dientes manchados de sangre y la lengua fuera. Tiene cuatro brazos que simbolizan un dominio absoluto sobre todas las cosas finitas. En una mano esgrime una espada ensangrentada, en la segunda sostiene una cabeza humana cortada, y las otras 2, las eleva, para indicar la fuerza de su espíritu y la ausencia del miedo, alentando así a los suyos. 
Kali, de Kometani
Cuando Kali es adorada con amor, en su aspecto creador, su aspecto terrible deja de causar miedo.  Ella aparece en una forma amorosa  y protectora. El Amor de la Madre Kali es tan grande como su furia, su Amor es ilimitado y eterno. Es muy generosa y concede dones y quita el miedo, y lucha contra la ignorancia y la mentira. Con sus tres ojos, que representan el sol, la luna y el rayo ( o fuego) (el tercero de sus ojos, representado con un punto rojo en la frente), puede ver el pasado, el presente y el futuro. Es vista como la Madre de todo el Universo. Debido a su terrible apariencia se la considera una gran protectora, a quien se puede acudir en momentos de necesidad y pesar. También representa a la madre del lenguaje y de todos los mantras.
La “Madre del Karma” Kali, La Terrible, de ella depende también la salud, los placeres y la  alegría de existir. Ella es la responsable  de los  hilos de la creación, la  preservación, el karma y la destrucción. Controla el tiempo soltando o trenzando su cabello. Rige las  actividades sexuales, es la encarnación del amor desenfrenado, la magia negra, la venganza, el miedo, la  reencarnación, la regeneración, los deleites, los sueños y la intuición  y el deseo de vivir. También defiende a los niños y a los necesitados  Se la asocia también con aquella parte humana salvaje y ancestral, que  no habla y solo siente, nuestro aspecto más visceral y emotivo.
Sus lugares de culto favoritos, son aquellos relacionados con la muerte: campos de batalla, cementerios, crematorios... Para vencer a sus enemigos, bebe su carne y come su carne fresca, de ahí, que muchos devotos, se lo tomaran al pie de la letra, e hicieran sacrificios humanos a la diosa.
Esposa fiel del dios Shiva. Él es el único capaz de apaciguarla.
Sus símbolos son la luna llena, el tridente, el sándalo, la rosa, el jazmín y la ceniza
Ella es la guerrera de los mundos, que nunca evita la batalla
Se asocia a diferentes diosas, como Durga, Parvati, Uma, Himavati, y más. Los hindúes creen que la repetición de cualquiera de los nombres de sus dioses (entre los que se incluye Kali o Kali Ma) dan energía especial al devoto.

También se puede representar a la diosa con diez cabezas, diez brazos, y diez piernas. Es la llamada Mahakali 

1 comentario:

Anubis Thekengel dijo...

10 puntos por el post esta muy bien elaborado!!

Ps: recomiendo una edicion menor, pues contiene unas palabras erradas.