viernes, 11 de febrero de 2011

EL VENTOLIN

Ilustración de Iriloth

Es un hermoso duendecillo alado, inofensivo, de caracter dulce y agradable, común en la zona norte de España, sobretodo, en las poblaciones cercanas al mar.
Su hábitad son los vientos, la brisa y el aire, sobretodo marino, aunque también penetran a tierra, para transportar el perfume de las flores en primavera y recoger estas para hacer collares a las sirenas. Estas, a cambio, les regalan caracolas, que emplean para alertar a los pescadores cuando se acerca una tormenta.
Es un duende muy trabajador. Ayuda por la mañana a extender el rocío sobre los campos secos, y por la noche, a dormir a los niños rebeldes con sus dulces voces.
Transportan además, las palabras de los enamorados, y son la inspiración de muchos poetas.
Amigo de los viajeros, les recompensan con aire fresco cuando están cansados en los días calurosos, y a los pescadores que se alejan de la orilla, con sus brisas, hacen que no se pierdan en el mar.Al parecer, también les protegen del frío con sus alas.
 De hecho, dicen que los viejos marineros les cantaban:
Ventolines, ventolines,
ventolines de la mar:
este viejo está cansado
y ya no puede remar.
Les gustan vivir en las cuevas que hay en las costas, para poder sobrevolar las olas durante el día y ayudar a los pescadores a recoger las redes, y por la noche, flotar sobre los rayos de la luna que son más brillantes junto al mar.
Ellos son los encargados de llevar el ultimo aliento de los marineros a sus familias. Ayuda a las almas a partir de los cuerpos de los difuntos para abandonar el mundo terrenal.
Aunque parientes, son contrarios a los nuberos, más traviesos que los ventolines
En las noches de San Juan, se reunen con las Xanas para cantar con sus hermosas voces.

1 comentario:

Dynara dijo...

Interesante post, había oído hablar de el ventolin pero nunca tan en profundidad. ^__-

¡Un abrazo!