lunes, 7 de febrero de 2011

CARONTE, EL BARQUERO DEL HADES


dibujo de nJoo
Este viejo gruñón y malhumorado, de ojos llamenates, canoso y vestido con harapos, es el encargado de transportar las almas de los recién fallecidos a las profundidades del Averno. 
Era hijo de Erebo, la oscuridad, y del hermano de este, la diosa de la noche, Nix
Mediante el pago del óbolo, que consistía, o bien en una moneda de oro en la boca del difunto, o dos sobre los ojos, las almas podrían cruzar la laguna Estigia, aunque algunos comentan que era el río Aqueronte el lugar por donde se hacía el paso.
De hecho, El Estigia es sólo uno de los cinco ríos del mundo subterráneo que existen en el Hades separandolo del mundo de los vivos. Estos cinco ríos del infierno son Aqueronte (el río de dolor), Cocito (el río de lamentos), Flegetonte (el río de fuego), Lete (el río del olvido), y, por último, Styx. que significa "odio" y expresa el horror de la muerte. 
Las almas llegaban a la entrada del inframundo a manos del dios Hermes. La única condición para entrar, era estar muerto. La barca era arrastrada por las propias almas de los difuntos, que eran golpeadas por una larga vara que llevaba Caronte, si no hacían caso de sus órdenes. Caronte no duda en echar de su barco sin piedad las almas cuyos cuerpos recibieron sepultura o cremación inadecuado. Aquellos que no eran enterrados de manera correcta, sin las monedas, sus almas quedarían en la orilla, esperando quizás durante 100 años, para que el barquero al fin los transportara.
La barca de Caronte, Luca Giordano
Pero Hércules, le obligó por la fuerza, propinándole una paliza con su propia vara,  a cruzar el río.Por ello, fue castigado durante un año, a permanecer en una urna.
También Eneas atravesó el río, pero este, pagó con una rama de oro, que le había dado la sibila de Cumas
Orfeo también consiguió burlarle encandilándole con la música de su lira, para traer a su amada driada Eurídice, aunque esta finalmente, se tuvo que quedar en el inframundo.
Psique también consiguió ir y volver viva.
En algunos dibujos, aparece representado como un demonio alado, con la cabellera entremezclada de serpientes y llevando un mazo en la mano.
Caronte en el juicio final, de Miguel Angel
 Nadie sabe si su trabajo es una tarea impuesta, o por el contrario, fue escogido por él mismo.

1 comentario:

Dynara dijo...

Me encanta la mitologia, sobre todo la griega...la verdad es que he estado ojeando tu blog el cual descubri de casualidad y es una verdadera pasada. ¡Que bien! Hay un montón de post con los que seguro voy a disfrutar como una enana.
¡Un saludo!

http://runamagica.blogspot.com/