martes, 18 de enero de 2011

BALALU AYÉ



Es una deidad, (orisha mayor, y además santo), relacionado con diferentes enfermedades, entre las que se encuentran las venéreas, la lepra, la viruela, la peste..., sobretodo, con todas aquellas que afectan a la piel. Y esto se ve reflejado en su apariencia, pues parece un invalido, deforme, se podría decir que en sí mismo, está retorcido.
Vive escondido en los bosques cuando es de día. No le gusta la luz del sol. Se esconde detrás de la venenosa hiedra para que no le de el sol.
Cuando cae la noche, sale de su escondite, y la gente corre a refugiarse a sus casas ya que es, tanto respetado como temido. Él mientras, aprovecha para ir a trabajar con los muertos.
Como sabe lo que sufren los enfermos de estas enfermedades, ya que él las padece todas, les cura. Es un gran conocedor de animales y plantas, que le ayudan en la curación, por eso es también muy venerado.
En un principio, era de aspecto normal. Era muy mujeriego, hasta que su mujer Ochún lo abandonó. Pero siguió acostándose con mujeres, hasta que un dia despertó lleno de llagas. Todo el mundo huía e él, hasta que acabó muriendo de soledad. Pero su esposa Ochún se apeno, pidió ayuda a otra deidad y le devolvió a la vida, cambiado, siendo a partir de entonces, mucho mas caritativo con los demás. 
Cuando los adivinos se reunieron para la distribución de los reinos, a este le tocó Dajome
Este Orisha está muy ligado a la muerte, debido a que ha criado a los nueve Eggún, hijos de Oya
Hijo de Naná Burukú y criado por Yemayá, (Aunque cuentan algunos, que nació directamente de Obatalá), hermano de Oshumaré e Iroko y mediohermano de Changó. Aunque tuvo varias esposas no tuvo descendencia.
Con la entrada del catolicismo, se le relaciona con San Lázaro

1 comentario:

Gabriela dijo...

Estoy en la oficina, comiendo en mi lugar, y que agradable casualidad encontrar tu blog. He recorrido varios temas y aunque solo he leído sobre las Banshee, me esta entando tu página!