lunes, 13 de septiembre de 2010

MARTINICO

Martinico, de Ricardo Sánchez
Duende de tierras castellanas, muy travieso y desordenado, no es, en principio maligno, sino que simplemente le encanta gastar bromas a los ocupantes de las viviendas donde él reside, para desesperación de los inquilinos.
De aspecto poco agraciado, es regordete, achaparrado o incluso jorobado, dicen que narigudo, e incluso rabón.Viste con hábitos de colores oscuros, aunque su color favorito es el rojo.
Le encanta mover y esconder los cacharros de la cocina, y hacer ruido con ellos sobretodo por la noche. Lo hace más por jugar que no por maldad, aunque cierto es, que a veces se irrita fácilmente, pero si se le trata bien, es generoso y ayuda a los hombres.
Normalmente, están vinculados a una casa, pero cuentan que en ocasiones, cuando una familia se muda, el agarra su zurrón y se va con ella, para resignación de la familia.

No hay comentarios: