lunes, 22 de junio de 2009

SIMURGH


Esta fabulosa ave, también conocida como Simoorg, aparece en la antigua Persia, la cual, residía en Gaokerena, el árbol de todas las semillas o árbol de la vida, que se encuentra en el centro del mundo. Cuando sale a volar, el batir de sus alas esparcen las hojas y las semillas de este árbol, sembrando el mundo y dándole vida.
Su sabiduría y sus poderes curativos lo convirtieron en una figura muy popular y tiene un papel protagonista en muchos cuentos y leyendas persas.
Se la describe similar a una rapaz. Muy inteligente y de gran tamaño. El plumaje muy colorido, puede tener tonalidades pardas, ser de un rojo intenso, lucir llamativos tonos verdes, azules y dorados, con una cola larga y plumosa similar a la del ave del paraíso o al quetzal. A veces puede mostrar la cabeza de un perro o incluso rostro humano, y zarpas de león.
De forma natural, su enemigo son las serpientes.
Gusta de vivir en lugares cerca del agua, como lagos, rios o manantiales.
Se duda si simplemente era muy longevo o inmortal. Leyendas iraníes consideran esta criatura tan vieja que había visto la destrucción del mundo tres veces lo cual, le permitió adquirir el conocimiento de todas las eras, el don de la palabra, conocimientos curativos y medicina, por lo que es muy venerada y querida.
Cuenta una leyenda, que una de estas aves, vivió 1.700 años antes de desaparecer en sus propias llamas, como lo hace el Fénix.
En un principio, no hay diferenciación de sexos, pero con el tiempo, esto cambia, explicando como las madres cuidan de su prole durante 20 años y sólo crían una vez en la vida.
Se cuenta que su presencia, servía para purificar la tierra y el agua y otorgar la fertilidad en estas zonas. Así, representa la unión entre la tierra y el cielo, que actúa como mediador y mensajero entre los dos. 

Entre otras leyendas, la más famosa es en la que aparece en Ferdusi, la épica Shahname (Libro de los Reyes), donde ayuda a el Príncipe Zal . Según el Shahname, Zal, el hijo de SAAM, nació albinao. SAAM cuando vio a su hijo pensó que procedía de los demonios, y abandonó al recien nacido en la montaña Alborz. El llanto del pequeño llegó a los oidos del Simurgh, que lo encontró y lo crió como propio. Zal recibió mucho amor y sabiduria del ave, pero al crecer, desea volver al mundo de los hombres. enseñaron mucho de la sabiduría amorosa Simurgh, que tiene todos los conocimientos, pero cuando llegó el momento que se convirtió en un hombre y anhela reincorporarse al mundo de los hombres. El Simurgh terriblemente triste, le deja marchar, dándole 3 de sus maravillosasa plumas, que debía quemar si alguna vez el principe se hayaba en apuros. Al regresar a su reino, Zal se enamoró y se casó con la hermosa Rudaba. Cuando iba a nacer su primer hijo, el principe temio por la vida de su mujer, pues el parto se habia complicado mucho, asi que Zal convocó al simurgh. El simurgh apareció y le dio instrucciones sobre cómo realizar una cesárea y el niño nació sin problemas, que acabó convirtiendose en uno de los grandes héroes persas: Rostam. Farid al-Din Attar, en el siglo XIII, toma a este ave como simbolo divino. En el "Coloquio de los Pájaros" El remoto rey de los pájaros, el Simurg, deja caer en el centro de China una pluma espléndida; los pájaros deciden ir a buscarlo.



Simurgh del poema Shah Nameh deFirdawsi

Un día , no se sabe dónde, todos los pájaros del mundo se reunieron. La Abubilla tomó la palabra. Al ser muy pequeña, le costó hacerse oir, pero lo consigue y les dice: ¡"Pájaros, pájaros, pájaros!" ¡Podemos ser orgullosos, pájaros! Orgullosos de conocer el mundo como ninguno lo conoce. ¡El cielo es nuestro reino, pero no existe en este mundo reino sin rey! ¿Cómo se hace que se vean privados de rey? "Los pájaros se rasparon la cresta ."" Rey?... ¿A que sirve un rey? "Entonces la abubilla reanudó la palabra:" ¡"Pájaros, pájaros, nuestro rey se nombra Simurgh!" Nadie nunca lo ha visto, pero sé yo, que él existe. Un rey vive en un palacio, vi este palacio, es aunque existe, este rey!... ¡Pájaros! Es hora de ir en busca de nuestro rey el Simurgh, Pájaros, el Simurgh!... "
Saben que el nombre de su rey quiere decir “Treinta Pájaros”, saben que su alcázar está en el Kaf, la montaña o cordillera circular que rodea la tierra.
Al principio, algunos pájaros se acobardan: el ruiseñor alega su amor por la rosa; el loro la belleza que es la razón de que viva enjaulado; la perdiz no puede prescindir de las sierras; ni la garza de los pantanos; ni la lechuza de las ruinas. Acometen al fin la desesperada aventura; superan siete valles o mares, el nombre del penúltimo es Vértigo, el último se llama Aniquilación. Muchos peregrinos desertan; otros mueren en la travesía. Treinta, purificados por sus trabajos, pisan la montaña del Simurg. Lo contemplan al fin: perciben que ellos son el Simurg y que el Simurg es cada uno de ellos y todos ellos.