lunes, 28 de marzo de 2011

DIAÑU BURLON

Es un diablillo bromista y un tanto grosero. Con unos pequeños cuernos en la frente, tiene aspecto de sátiro, aunque es capaz de transformarse en diferentes animales, siempre para engañar a la gente, como por ejemplo, en burro, que sale al paso de pastores y les entorpece el paso. O también en bebé, para que las mujeres le mimen y amamanten. También se cuenta que se transforma en macho cabrío, de color rojo, que se deja coger por el pastor, y cada vez va pesando más hasta dejar extenuado al hombre y meándole encima.
Su trabajo principal es vigilar y guardar los tesoros de los cuélebers. Aparte, suelen hacer, mediante algún pacto, trabajo para los hombres. Incluso es capaz de construir puentes en una sola noche.
A quien más hacen de rabiar, es a los pescadores, que les quitan la captura, con unas redes que dicen han sido creadas en los infiernos. También tiran piedras aquellos que pescan con cañas.
En Asturias se cuenta que...
Cuando llueve y fai sol, tá el diablu´n corredor
cuando llueve y torbellina, tá el diablu´na cocina;
cuando llueve y fai sol, quema la casa del diablu mayor;
Dios y el diañu´n un costal, non pueden tar:
el diañu duerme´n poques payes;
el diañu manda facelo y el mismu lo descubre
Desaparece en cuanto se le menciona  a Dios o se le canta el siguiente conjuro:
Jesús, María y José,
si eres el diablu,
de ti arreniego;
mal añu pa ti
mierda de gatu pal diablu,
la cruz te faigo
veite pa la Peña de Fontoira.
Puede llegar a confundirse con el trasgu.




Trasgu y Diañu, de Carro