jueves, 26 de marzo de 2009

CALISTO

 Diana y Calixto, de Jean Baptiste Marie Pierre
Calisto era una ninfa de Ártemis, considerada una de las más bellas, que se dedicaba a acompañarla en sus cacerias.

Al igual que Ártemis permanecía virgen, hasta que un día, mientras se bañaba en el rio desnuda junto a sus compañeras fue vista por Zeus.
Como siempre, el dios acabó saliendose con la suya, la sedució tranformado en la diosa Artemis (o Apolo, según autores) y ella quedó embarazada . Su hijo fue Arcas, padre de los famosos arcadios.
Calisto ocultaba su embarazo y por eso no se bañaba en el río junto a las demás ninfas, pero un día descubrieron su embarazo. Artemís, caracter irascible, acabó convirtiendo a Calisto en la constelación de la Osa, como castigo por haberse dejado seducir por Zeus.
Otra leyenda cuenta que fue el propio Zeus, que para evitar la ira a causa de los celos de su esposa Hera, la convirtió en osa. La diosa, una vez descubierto el engaño, se lo cuenta a Ártemis y le incita a darle caza, aunque fue la diosa la que acabó dejandola en el cielo en forma de constelación.
Hera, pidió a Poseidón que no la dejase descansar en el mar (También dicen que fue Tetis la que impidió esto, por miedo a que se metiera la joven en el lecho de su amado), viajando por siempre por los cielos del norte.

Su hijo Arcas quedó al cuidado de la pléyade Maya.
Algunas versiones le adjudican a Calisto otro hijo, el dios Pan hermano de Arcas.

No hay comentarios: