lunes, 29 de diciembre de 2008

MUSGOSU, SEÑOR DE LOS BOSQUES



Habitante de los bosques del norte de España, se le considera protector de los desvalidos a los que avisa de la presencia de todo tipo de males, como jabalíes, lobos y seres "malignos".
Alto y delgado, de rostro y piel blanquecina, es uno de los seres mágicos de origen astur más queridos.
Sus ojos hundidos muestran una gran sabiduría. Porta una larga barba negra descuidada, como casi todo en él.
Recibe su nombre por la vestimenta que utiliza, que hace posible que sea casi invisible en los bosques.Calza botas de piel de lobo y lleva una mochila o zurrón de cuero amarillo, donde guarda una flauta mágica, hecha con un material que, al igual que el báculo de las anjanas, no es de este mundo. Es muy dificil verle, pero gracias a su flauta mágica que toca cuando algún peligro se haya cerca, se puede saber mas o menos donde está.
El sonido de la flauta avisa al montañero que puede producirse un alud, al pastor de proximidad del lobo, al campesino de la llegada de la tempestad y, de este modo, salva una y otra vez la vida de la gentes (a las que Manuel Llano añade casi siempre el adjetivo de «honradas», para darle un tono moralizante a las leyendas).

Nunca para quieto. Va de un lado a otro, paseando entre bosques y montañas, silbando por las noches (ya que no suele tocar la flauta para no molestar a las criaturas del bosque) .
Existen casos semejantes al musgoso, busgosu y baxajaun en Europa, parientes lejanos de estos esquivos y extraños seres que, como ellos, tienen la extraña misión de avisar del peligro que se avecina a los pastores, campesinos, viajeros y a cualquiera que se cruce en su camino y conozca la forma de reconocer su aviso de alarma.