lunes, 29 de diciembre de 2008

DJINNS Y/O GENIOS

Es un ser fantástico de la mitología semítica. Esta cultura, les atribuían el conocimiento, el cual no podían revelar, de todo lo que inquieta y desespera a los seres humanos. Tal vez por ello moraban perpetuamente en el desierto, y sólo se dejaban ver por los peregrinos extraviados y por los dementes.
Según parece, la palabra árabe "
djinn" proviene de la misma raíz que la palabra "genio
", que se encuentra en todas las lenguas arias, y que corresponde a un tipo muy preciso de espíritu juguetón.Duendes buenos que acompañan a las caravanas en el desierto del Sahara. Nada que ver con los "genios" de los cuentos árabes.
En las tradiciones más antiguas, los genios eran los espíritus de pueblos desaparecidos, que actuaban de noche y se escondían al despuntar el día. Otras tradiciones dicen que son seres de fuego. En todos los casos se trata de seres con características de duendes y otros seres mitológicos elementales de la naturaleza; que pueden, según su talante, atacar o ayudar al ser humano.
En la tradición islámica se dice que Alá hizo a los ángeles con luz, a los hombres con polvo, y a los Djinns con fuego sin humo, dotados como el ser humano de libre albedrío y que pueden obedecer a Dios o bien a
Iblís
, el demonio, a quien a veces se describe como tal, es decir como ángel caído, y a veces es considerado genio.
Los genios, a diferencia de los ángeles, comparten el mundo físico con los seres humanos y son tangibles, aunque sean invisibles o adopten formas diversas: animales y también pueden presentarse bajo la apariencia de una mujer hermosa que visita a los hombres por la noche para hacerles el amor y robarles la energía como si se tratara de súcubos,transfigurarse como seres humanos y suplantar a familiares y conocidos
Son amorales, pero no necesariamente malignos, si bien suelen ser bromistas y embaucadores.
Pueden ser dominados a través de un objeto (como la lámpara maravillosa de Aladino) y convertirse así en esclavos de quien posea dicho objeto.

Genio del anillo, Eduardo Varas
Los genios pueden ser causantes de ciertas formas de locura.
Pueden atravesar sólidas paredes sin dejar de tocar lo material y a los vivos, desplazarse a grandes velocidades.
Los genios tienen dinastías y jerarquías.
Los genios y los humanos pueden casarse y procrear.
Se cree que los djinns disfrutan enterrando a la gente, y raptando hermosas mujeres
Lo curioso de estos seres es que entre ellos hay espíritus creyentes, ateos, agnósticos, e incluso heréticos.
Sus moradas más comunes son las ruinas o lugares abandonados, siempre que estén en el desierto. Los egipcios les atribuían las tormentas de arena, y aseguraban que las estrellas fugaces eran dardos arrojados por Dios a los depravados djinns.
En otras culturas, como en la Mitología guanche (Canarias, España), también existe la creencia en seres como genios, como los llamados
Dioses paredros (genios domésticos y de la naturaleza), los Tibicenas (genios malignos) y también el demonio Guayota (dios del mal aborigen) que al igual que al Iblis
árabe, se le identifica a veces con un genio.
En la mitología romana, los genios (en latín genius)eran espíritus protectores, similares a los ángeles del cristianismo. La creencia en estos espíritus se dio tanto en Roma como en Grecia, donde fueron llamados
daimones
, y parece que se creyó en ellos desde los tiempos más antiguos. Sin embargo, los romanos parecen haber recibido su teoría sobre los genios de los etruscos.
Los genios romanos son confundidos frecuentemente con los
Manes, Lares y Penates
, teniendo de hecho una característica común, la de proteger a los mortales, pero también parece ser ésta su diferencia principal, ya que los genios son los poderes que producen la vida y acompañan al hombre en ella como su segundo o propio espíritu, mientras los otros poderes no comienzan a ejercer su influencia hasta que la vida, el trabajo de los genios, ha empezado.
Cada humano obtenía un genio en su nacimiento que se manifestaba a la misma persona de formas diferentes en momentos diferentes, es decir, a veces como un genio malo y a veces como uno bueno.
Las mujeres llamaban a su genios
junos y por ello puede considerarse a los genios de los hombres relacionados de alguna forma con Júpiter
, siendo pues estos espíritus emanaciones de los grandes dioses.
El juno era adorado bajo muchos títulos:
Iugalis (que protegía el matrimonio), Matronalis (a las mujeres casadas), Pronuba (a las novias) o Virginalis
(la virginidad).
Los genios no sólo estaban conectados al hombre, sino a cualquier ser vivo, teniendo también su genio cada lugar. Dichos genios locales, cuando se hacía visibles, aparecían con la forma de una serpiente, el símbolo de la renovación o la nueva vida. Los genios solían ser representados en obras de arte como seres alados, y en los monumentos romanos comúnmente aparecen como jóvenes vestidos con toga, con una patera o cornucopia en las manos y la cabeza cubierta, tomando los genios locales la forma de una serpiente comiendo una fruta situada ante ella.
Así como aparecen en el mundo el bien y el mal, así también deben existir indudablemente genios buenos y genios malos. Los persas tuvieron las peris y las divas; los griegos los daimons y cacodaimons; los latinos bonos y malos genios. El genio bueno debía ser blanco y el malo negro, excepto en los pueblos negros, en los que sucedía lo contrario. Platón admitió la existencia de un genio bueno y de un genio malo por cada mortal. El genio malo de Bruto se le apareció a éste para anunciarle su muerte antes de la batalla de Filipos

No hay comentarios: