jueves, 6 de noviembre de 2008

UNICORNIOS. ASALLAM, EL PRIMER UNICORNIO

Los unicornios, son todos aquellos animales dotados de un cuerno, normalmente en medio de la frente
Asi, de forma natural, los únicos unicornios actuales, serían el narval en medio marino, aunque en realidad, tal cuerno, es un diente largo que tienen los machos, y en tierra, en la antigüedad, se tomaba como unicornio al rinoceronte.
Pero no nos entretengamos en esto, hablemos, de las leyendas. Conocido físicamente como un caballo blanco, con un cuerno sobre la frente, con poderes mágicos en este, el origen de los unicornios no está muy claro.
Aparece en textos griegos, pero no se toma como animal mítico, como pueda ser
Pegaso
. También hay relatos de él en China incluso en América
Pero es durante la Edad Media, donde cobra fuerza su mito. Se le busca para cazarlo y obtener su cuerno, simbolo de inmortalidad, de poder, pureza, espiritualidad (se podría asimilar con la leyenda de la busqueda del santo Grial) y virilidad.
Según las leyendas, los nobles, le daban caza, y su cuerno molido, era empleado para sazonar las comidas, porque aumentaba la longevidad y curaba de enfermedades.
El cuerno del
unicornio
es el recipiente de su magia y de sus pensamientos y experiencias.
El unicornio, simbolizaba la pureza por lo que su complicada caza era todo un , pues este era esquivo, muy dificil de encontrar , por general, solitario que no se dejaba ver facilmente, salvo por los puros de corazón, como niños o doncellas virginales, empleadas estas últimas por cazadores, para atraer al animal y poder capturarlo para arrancarle el cuerno, lo que implicaba irremediablemente, la muerte del animal.

Hermosos, sabios, majestuosos, y muchos bellos adjetivos más, son amantes de la belleza, a veces se dejaban llevar y cambiaban su libertad por el cariño, los cuidados y mimos de alguna dama hermosa, convirtiéndose casi en un animal doméstico que acudía a visitarla .
Se ha intentado hacer una genealogia, o razas diferentes de unicornios, pero esto ya se debe a autores más contemporáneos, no leyendas clásicas.
Así, aparecen textos que hablan de unicornios con tintes de cebra, los zebricornios, a los que les suponen originarios de África (obvio), muy nobles y fieros, dado el hábitad en el que viven, y se dice que se empleaban en guerras, cosa que contradice por entero la naturaleza del unicornio.
Otro tipo de unicornios, serían los invernales, o de las nieves o hielos, que viven en zonas australes, tan ligeros, que no dejan huella sobre la nieve, y quien lo miraba, queda convertido en una estatua de hielo. Esto, obviamente, es un unicornio común, igual que el anterior, simplemente adaptado al medio y a las tradiciones del lugar.
También se habla de unicornios oscuros, de la 
noche, que solo salen de sus guaridas cuando se oculta el sol. Su pelaje es negro, brillante, con crines tornasoladas en colores oscuros. De paso ligero, silencioso, para pasar, como todo unicornio, totalmente desapercibido en el silencio de la noche. Con la capacidad de ver en la oscuridad, este animal, en principio como protección, se supone, gusta de vivir en manadas y cuentan, que la soledad, la pena que ello le infunde, le mata.
Según la saga de Tramorea (del autor Javier Negrete, un par de libros que os recomiendo), se describen unos unicornios singulares, cuernos transparente salvo cuando las noches tienen luna llena, que entonces brillan, o cuando hay peligro, creo recodar.
Quizás, mezclando mitologías y cuentos, podríamos deducir que este sea el origen de la raza de los caballos elficos, puros y longevos, en comparación con los caballos de los humanos .
Incluso hay algunos, que son una mezcla entre unicornios y Pegaso, los unicornios voladores. Algunos autores hablan de esta habilidad del unicornio, independientemente de si tiene alas o no, ya que sería más un don aportado gracias a la magia de su ser y de su cuerno.



Independientemente de los tipos de unicornios que nos podemos encontrar en la literarura, lo que les une es su característico mágico cuerno plantado en medio de la frente. Apenas un pequeño bultito peludo cuando nacen, el cuerno se va desarrollando a lo largo que crece el individuo. Así, los jóvenes, presentan un cuerno liso, mientras que ejemplares abultos, va adquiriendo una forma espiral, cada vez mas largo a medida que el animal es mas mayor, lo que quiere decir, que estaríamos enfrente de un animal muy sabio y longevo, aunque su aspecto siempre sea jovial y brillante, pues otra de sus características, son estas precisamente, que se mantienen jóvenes toda su larga vida, y que emiten un brillo especial.

En cuanto si son inmortales, se piensa que no, lo que ocurre es que son muy longevos, unos mil años o mas, lo que ha hecho suponer en muchas ocasiones el tener tal poder.
Cuentan que son muy intuitivos, capaces de saber si corren peligro, si estan frente a buenas personas o villanos.
Algunos se creen, que la sabiduría y la intuición, les daba el poder comunicarse con los humanos
Le gustan estar cerca de bosques con arroyos, trotar por suaves llanuras. Subir a altos riscos para poder ver en la lejanía.
Cuenta la " Historia y Verdad del Unicornio", en El Libro de La Generación, como nace el primer Unicornio:


"Se lo llamó Asallam, el primer Unicornio de los nacidos, criatura de conformación temible y para contemplar hermosa, dotado de un cuerno de luz en espiral. Golpeó entonces Asallam, el primer unicornio, una roca desnuda, con su cuerno la penetró hasta grande hondura, y brotó una fuente de vida borboteante. Los fuegos se extinguían doquiera fluían esas aguas y empezaba la Tierra a fecundarse con multitud de cosas muy fructíferas. Se alzaron grandes árboles, florecieron; y bajo su sombra se instalaron las bestias salvajes y domésticas. Todo esto era intención de Dios, y el Unicornio, el instrumento de su querer. De este modo se formo el Jardín del Unicornio, llamado Shamagim, que quiere decir Lugar donde hay Agua. Dios se dirigió entonces al Unicornio diciendo: ¡Asallam! Tú sólo serás, entre todas mis creaciones, quien recuerde la ocasión y el modo de su hechura, y vivirás en permanente memoria de la Luz, para ser su conductor y su guardián. Pero jamás volverás a la Luz hasta la hora final del Fin del Tiempo. Y el Unicornio, maravillado, vivió en su jardín y fue caminando hacia afuera. Entonces quiso ser conocido Dios, aunque Él ya conocía todas las cosas. Se retiró dentro de Sí, y a partir de la tierra y del aire, del agua y del fuego, su sagrado aliento compuso al Hombre, que era fuerte y bello, el colmo de la creación. El Unicornio se maravilló mirándolo, y de pronto volvióse modesto y vergonzoso. Como Asallam, el primer unicornio, no participó en la creación del Hombre, el Unicornio lo amó aún más y ante él se inclinó como un sirviente. Fue el Unicornio entonces la primera bestia que el hombre contemplara, la primera a quien dio nombre. Desde entonces hasta ahora el destino de ambas razas se ha ligado; conduce hacia la Luz y sólo el Hombre puede allí seguirlo. Hombre y bestia habitaron juntos y crecieron en estatura de cuerpo y mente .
Nació entre fuegos y tinieblas el primer Dragón, Yaldabaoth.
Mientras el Unicornio intenta adivinar los secretos de la creación para mejor conocer al Creador, el Dragón desea lo mismo, pero al fin de dominar el mundo y de este modo derrotar a la muerte. Los unicornios podían desplazarse en medio del trueno, la tormenta y los temblores,al límite del jardín pero eran zonas inseguras para el hombre. Así, pues, el Unicornio, hermano mayor, amigo y guía, vigilaba que ningún hombre se aventurara fuera del Jardín. Creció en número los hombres y los unicornios en armonía.
Pero el Dragón y su progenie tramaban engaños en las profundidades de la tierra, y más y más celosos se volvían hasta que al fin enviaron a Serpens, la más astuta de su raza. No era de gran tamaño y por esto no inspiró temor en los corazones de los hombres. Entretejía palabras de alabanza con otras para sembrar la duda, diciendo: 'Qué sabio y digno señor podría ser el Hombre! y se lamentaba que su amigo lo limitara al recinto interno del Jardín'.
Cuando por fin Serpens oyó murmurar al hombre que Asallam no parecía amigo tan perfecto y sí quizás propenso a finalidades egoístas, habló más abiertamente. Más allá del Jardín, aseguró, hay tierras hermosas y fértiles, dispuestas a que las dominen, pero mantiene al Hombre cautivo, no sea que su número crezca en exceso y resulte ingobernable. Esas mentiras no escaparon a Asallam, que se apartó, triste: no podía obligar al hombre a seguir los caminos de la luz;
A partir de entonces el hombre no pudo culpar a nadie más, sólo a sí mismo, por las penas y dolores subsiguientes. Pues todos gritaron aprobando, aunque las mujeres inclinaran la cabeza en señal de silente pesadumbre, pues sospechaban de la palabra de Serpens. De este modo se cumplió el trabajo del Dragón, y así esas palabras sellaron la condenación del Hombre".
Los unicornios, dan nombre a una costelación, de las llamadas "modernas", que también se la conoce con el nombre de Monoceros.