jueves, 6 de noviembre de 2008

CAN_CERBERO

Ilustración de Allison Smith



Cerbero, un perro fabuloso que guardaba las puertas del infierno. Tenía tres cabezas, aunque en algunas versiones llega a tener hasta cincuenta. Era hijo de Tifón y Equidna. Tenía el lomo erizado de serpientes, la cola de dragón y sus fauces destilaban veneno. Su sitio era la otra orilla de la laguna Estigia, por donde el barquero Caronte llevaba las almas desde la tierra al Hades, los infiernos. La principal misión de Cancerbero era no dejar salir a nadie y que nadie entrara.

Sólo dos veces fue vencido. Una por Orfeo, que consiguió enternecerle con la música de su lira, y otra por Hércules, que en lucha abierta consiguió encadenarle y se lo llevo a Trecena. Este fue uno de los doce famosos trabajos de Hércules. Pero después lo devolvió.



Aunque no derrotado, si fue dormido por Hermes, usando el agua del rio Lete, y en la mitología, fue Eneas quien lo durmió empleando tortas de miel y adormideras.