jueves, 6 de noviembre de 2008

ARACNE


Natural de Libia (Asia Menor), que era hija del tintorero Idmón.
La doncella había sido alumna de Atenea y llegó a alcanzar tal habilidad en las artes de tejer y bordar, incluso las ninfas del campo iban a admirar sus trabajos, por lo que, que, con vanidad declaró que nadie podía superarla. Al enterarse de tanta presunción, la diosa de la sabiduría, y también patrona de las bordadoras e hilanderas, creyó conveniente darle una lección a la engreída muchacha. Para lograr su fines, se metamorfoseó en anciana, viajó al Asia Menor y, muy cerca de la orilla del mar Egeo, encontró la casa de Aracné. Con gran astucia, Atenea logró llegar hasta la diestra tejedora y al ver sus trabajos alardeó que podría vencerla fácilmente si competían. Aracné no sólo aceptó, sino que llegó al grado de insultar a su contendiente y entonces Atenea, herida en su amor propio, recuperó su divino aspecto y el concurso dio principio. La deidad estaba segura de salir airosa en la prueba, pero al compararse el tejido de ambas, la hija de Idmón resultó vencedora. Encolerizada, Atenea destruyó la obra de su oponente y ésta, víctima de una desesperación enfermiza se ahorcó.Cuando la diosa de la sabiduría recuperó la serenidad, volvió a la vida a su antigua discípula y decidió transformarla en araña, para que pudiera continuar hilando y tejiendo su tela, pero bajo un aspecto repugnante como castigo a su soberbia.
También se dice, que Aracne tenía un hermano llamado Falange, que durante los estudios de Aracne con Atenea, el aprendía el arte de la guerra. Atenea, se enteró de la relación incestuosa que mantenia, castigándolos a los dos, convirtiendolos en animales.


No hay comentarios: